El Gobierno vasco nombró a los interlocutores con Madrid     
 
 Diario 16.    21/05/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

El Gobierno vasco nombró a los interlocutores con Madrid

El Gobierno autónomo vasco designó los interlocutores de Madrid en conciertos

económicos, transferencias y seguridad y Policía para Euskadi.

Bilbao (Corresponsal) — La composición de la comisión de Conciertos Económicos,

la comisión de Transferencias del Gobierno Central al Gobierno vasco y la Junta

de Seguridad, de cara al orden público, fueron los temas prioritarios tratados

el lunes en la reunión del Gabinete del Gobierno vasco, según ha aclarado en

rueda de prensa el portavoz del Gobierno y consejero de Cultura, Ramón Labayen,

«porque son temas fundamentales ahora».

En los tres casos, y a expensas de que la composición que represente al Gobierno

Central no obligue a cambios de última hora, el Gobierno vasco determinó ya los

componentes de las tres comisiones, para que «comiencen a funcionar con

urgencia, porque tenemos prisa y no podemos esperar», según el mismo portavoz.

La Junta de Seguridad estará compuesta en representación de la comunidad

autónoma por el consejero del Interior, Luis María de Retolaza, el viceconsejero

de Seguridad, nombrado el lunes, Eli Galdós; el mismo director técnico de

presidencia, Juan Porres, y el senador Joseba Elósegui. En el comentario de

estos últimos nombramientos, Labañe señaló que tanto Eli Galdós por su

competencia demostrada en este tema,

como Joseba Elósegui, que fue comandante republicano del Ejército vasco, son

perfectos interlocutores con Madrid para la creación de la Policía autónoma.

Conversación con Rosón

También trató el Gobierno sobre las conversaciones entre el ministro del

Interior, Juan José Rosón, y el consejero Luis María de Retolaza, destacando el

portavoz del Gobierno vasco la disparidad de criterios apreciada «porque Rosón

sigue un criterio estatalista y Retolaza un plan más concreto».

Según Ramón Lavayen, se tocó también el problema de la empresa Michelín, de

Vitoria, y en este sentido el Gobierno vasco reiteró su interés porque se

produzca una negociación entre las partes en litigio al tiempo que condena la

dinámica de violencia que lleva este conflicto.

Otro de los temas tratados por el Gobierno se centró en el presupuesto, que

carece aún de cifras concretas, a la espera de que se vayan produciendo

transferencias.

Con respecto al debate parlamentario previsto para ayer en las Cortes de Madrid,

y sobre los nuevos planteamientos autonómicos que podría ofrecer el Gobierno

Central, Lavayen señaló que «esperamos no oír nada desagradable».

Lerchundi no quiere Vitoria

Mientras tanto, se han conocido ya las primeras reacciones de disconformidad con

respecto al proyecto presentado-por el Gobierno vasco al Parlamento en el

sentido de ubicar las dos instituciones en Vitoria.

El parlamentario comunista, perteneciente al Grupo Mixto, Roberto Lerchundi, ha

presentado una enmienda a la totalidad del proyecto señalando que «la fijación

de la sede de la comunidad autónoma no puede hacerse de forma improvisada».

Según Lerchundi, la ciudad propuesta no cuenta con las condiciones óptimas para

garantizar «la puesta en pie de una administración que pueda desarrollar la

cooficialidad del euskera que el Estatuto califica como lengua propia de nuestro

país y la necesaria relación directa con los principales centros de opinión,

expresión y decisión del pueblo».

En consecuencia, el parlamentario comunista propone la devolución del proyecto

al Gobierno y la elaboración de otro en el que se tengan en cuenta las mejores

condiciones en este sentido de Bilbao o San Sebastián.

 

< Volver